9.6.09

BUSQUEDA. Isabel Sánchez



Pareciera que un juego ancestral
se conjugara en los cielos a escondidas,
haciendo perecer en añoranzas
la voz que me llamaba eternamente.

Alma común en largos viajes compartidos,
letargo a veces en el camino de los siglos.

Silencios que pesan como losas
cuando al pasar nos miramos en escorzo,
esquivando la gran rueda que nos hace ser dos.

Te posas cálido,

 infinito amor,
cuando eres parte de lo que veo,
de lo que siento en tu esencia,
liberando tactos,

ansia,
en ancestral armonía.

Anhelado albergue definitivo,
de tu presencia en ausencia.

5 comentarios:

  1. Iba volando entre blogs, como un ave cansada que necesita posarse en el siguiente... y quizá un poco de destino me puso ante mí un blog muy delicado sobre el que posarme, música acogedora y palabras cargadas de emociones.
    Un "anhelado albergue definitivo", me pareció el lugar. Gracias por vuestras palabras.

    ResponderEliminar
  2. Gracia por reposar sus cansadas alas en este espacio, gracias por el comenario, Sir Bran. Le invitamos a visitar nuestros otros blogs. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. "Silencios que pesan como losas
    cuando al pasar nos miramos en escorzo,
    esquivando la gran rueda que nos hace ser dos."

    Bellísimo poema.
    Donde el encuentro está en el aíre.

    Los dos últimos versos son geniales.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Leni, un beso gordo

    ResponderEliminar
  5. Una maravilla estos versos. Te los aplaudo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tus comentarios.