20.9.10

FRAGILIDAD SILENTE

Fotografía: 
Harek Kubichi

En este crepúsculo de grises,
se ciernen lánguidos deseos fugaces,
tamizando una luz caduca,
asolada,
que proclama con dignidad silenciosa
el desierto mortal que se esconde en el costado.

Nadie osa robar el silencio de mis muslos,
ni descifrar el monologo vivo de los ojos
que gritan una tristeza abierta.

El ansia de huir
aprieta los ojos,
para no sentir el crujido del alma que se quiebra,
un dolor sordo atenaza en arrebatos,
el fondo del pensamiento.
Se han de apuntalar las frágiles ruinas
de este caparazón que se consume,
rezuma vacío y se derrama.

1 comentario:

  1. hermoso poema, ha sido un placer leer y disfrutar.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tus comentarios.