5.3.09

DE ESPALDAS. Mercedes Pérez



Fuimos encendidas velas
escalando por esa llama de luz
a los arpegios del horizonte
hasta colgarnos de las hebras del arco iris.

Las ilusiones se convirtieron en piedra
descargando lluvias mordientes,
cobijándose en nieblas secretas
que el viento despeina de tarde en tarde.

El tiempo devoró las imágenes del tálamo
donde predecíamos sueños futuros
blandiendo el corazón inerme entre los dedos
convirtiéndolo en ceniza.

Hoy transitamos de espaldas al tiempo
sin ser testigos de nada,
subsistimos en permanente mudanza
esperando la sutil emboscada de la vida.

Dejaron de danzar mis mariposas
recogiendo sus faldas policromas,
agotaron su jovial vuelo y hoy
duermen ateridas en la alacena de las hojas.

¡Acércate Viento!

Abre tus brazos y como un torbellino
quítame las vendas que todo lo ocultan
arrastra con un abrazo los fantasmas insolentes
y destiérralos más allá de los confines.

3 comentarios:

  1. Estos versos se van encendiendo y acaban con mucha fuerza. Buenas letras. Me gustaron. Un placer leerte. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Agradezco enormemente tu comentario.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con:"subsistimos en permanente mudanza,esperando la sutil emboscada de la vida".
    Es desgarrador,pero cierto.
    Miles de besitos.ANA.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tus comentarios.