15.9.08

VIVIR, SENTIR. Isabel S. Vizcaíno

No se como la noche se apoderó del alma
para amedrentarla de un sablazo
y dejarla a la intemperie.

El tedio aguarda bajo techado,
rocas de apatía. Sabor amargo y desesperado que
se incrusta y se extiende en cada rincón,
tornado que arrasa ,
amputando todo impulso de sobrevivir,

Estación desolada de infinitos,
sin horizonte donde posar la mirada
y alimentar la ilusión
de respirar un poco mas.

¿Cómo saborear
esa sensación que llaman vivir
y poder sentir de nuevo
el verdadero deseo sin razones
que hace que el mundo avance cada día?
Emoción que acompasa cada latido,
cuando el pensamiento tiene un nombre propio,
e invita a volar en paralelo.

¿Cómo ser presa en la mirada
que habla sin palabras
colmar nuestros deseos sin requerir?

¿Cómo respirar cada mañana
esa plenitud que inunda el pecho
impregnando cada poro de piel,
dando la fuerza precisa,
para posar un pie tras el otro,
y seguir caminando
con la soltura de una danza,
ensayo de milenios?

Quiero alargar la mano y acaparar el aire
y bendecir seguir existiendo,
sin este cansancio ancestral que se acumula
en cada pensamiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y tus comentarios.