17.6.08

SENTENCIA. Isabel S. Vizcaíno

No daré cuerda los relojes oxidados
que adornan la alacena del ancestro.
No pondré tapetes sobre mesas de granito
cubriendo huellas de destiempos.
No daré un paso más con pies descalzos,
sobre alfombra enmohecida de lamentos.

¡Tiempo que implacable retornas¡
Te sabes vencedor de los inviernos.
Acomodado en almohadas de satén
esperas la requisa de tus bienes
al final de la batalla.

En elaborada venganza,
con sutil temple,
sin tregua,
mancillas sin dosis,
acometiendo con viles estocadas.

Pero este es mi advertencia, señor de los desvelos:
franquearé tu puerta con pausada calma,
encorvada la espalda por noches sin sueño y
manos sangrantes de rasgar velos.

Conseguirás resquebrajar mi camino
¡pero jamás conseguirás
ser mi dueño¡

Mª Isabel Sánchez Vízcaino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita y tus comentarios.