2.6.08

QUEBRANTO. Mercedes Pérez

Se despierta cuando despunta el alba
y como un ritual cotidiano
intenta juntar el rompecabezas de su vida.

Trozos de existencia rotos
que, laboriosamente, al pasar el día
consigue juntar cuatro u ocho.

Escapa del desencanto
recogiendo los pliegues de su alma,
deambulando de un lado a otro de la casa,
rezumando pensamientos sin cordura del ayer y del hoy ...

Imágenes sombrías vagan por rincones
-es la forzosa rutina-
se desvanece entre visillos, lienzos
y ropa limpia.

Ya en el crepúsculo y en vigilia
va hacia la noche sin estima
anhelando encajar, como cada día,
una pieza más en su postrimería.

Mercedes Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita y tus comentarios.