6.12.14

A QUEMARROPA

Como desvestirse de esta lluvia
que promete desbordarse
 y se desangra inexorable,
sorprendiendo cada tacto de mimosas.

Cómo dimitir de la profanación lunática
que se derrama en el pecho,
mientras nos contamos los ojos,
sorbiéndonos la piel,
midiéndonos despacio,
quemándonos del ansia.
Olvidando de nuevo los cadáveres,
dejándolos danzar sobre las ascuas,
sucumbimos como obsesos a un indulto temporal,
haciendo realidad el deseo de morir a quemarropa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita y tus comentarios.